EDWIN PAVÓN Y SU LEGADO EN EL FÚTBOL HONDUREÑO

Una noticia triste y lamentable para el cierre del fútbol en 2018, repentinamente de un infarto falleció el destacado entrenador nacional Edwin Roberto Pavón León, quien en el pasado mes de noviembre cumplió 58 años de edad.

Pavón al momento de su muerte se encontraba de vacaciones en su natal La Lima pasando las fiestas de navidad y año nuevo con su acongojada familia que hoy lo llora.

Todos los involucrados en el fútbol, dirigentes, jugadores, entrenadores, árbitros, aficionados y periodistas lamentamos la partida de un buen hombre, dedicado al 100 por ciento a su pasión: enseñar el fútbol.

SUS INICIOS EN EL FÚTBOL

En su natal La Lima logró jugar fútbol, pero desde el inicio sabía que lo suyo no era practicarlo sino dirigir, siempre fue una persona estudiosa y pensante, rápidamente acogió la carrera de entrenador comenzando con el Tigres de su localidad en una época donde había grandes equipos en la Liga de Ascenso como los “millonarios” del Independiente, Lempira de Hermacasa, Atlético Independiente de Siguatepeque, pero al final ascendieron los “pumas” de la Universidad de Miguel Escalante.

Pavón poco a poco fue formándose un nombre y asumió retos importantes como Broncos de Choluteca, Universidad, pero el éxito le llegó en la temporada 1992-1993 ascendiendo al Deportes Progeseños donde asomaban grandes jugadores como Milton “Tyson” Núñez, Robel y Roberto Bernárdez, César Clother, José “Picardía” Padilla, entre otros.

Permaneció en el equipo una temporada más en Primera División para volver a buscar nuevos retos en la Liga de Ascenso, pero en 1999 es llamado por el dirigente de Broncos, Felipe Tyson para asumir al equipo que recién llegaba a Liga Nacional por la compra de la categoría del Alianza de La Esperanza.

Ya en primera división armó un buen equipo que estuvo entre los cuatro mejores de la tabla, siendo eliminado en una semifinal por Motagua, club que ganaría el campeonato nacional.

Debido a ese gran trabajo, el presidente de Olimpia, José Rafael Ferrari le ofrece el mando “melenudo” y toma una gran decisión ya que con gran elenco logra clasificar a los merengues al mundial de clubes de la FIFA con rivales complicados como Pachuca y Toluca de México, a los que les ganó y eliminó perdiendo la final con los Ángeles Galaxy.

Asimismo, estuvo en dos finales de Liga, muy peleadas con el Platense de Puerto Cortés, ganando la primera con gol de oro del argentino Danilo Tosello y perdiendo la otra por la misma vía con anotación de Rony Morales.

Posteriormente asumió la Sub-23 rumbo a los juegos de Atenas 2004, quedando eliminado ante Costa Rica en un pre olímpico realizado en Estados Unidos.

Temporalmente dirigió selección mayor en 2004, Copa Oro en México, donde se consiguió primer empate ante los aztecas en suelo mexicano, un inolvidable 0-0, aunque muchos le criticaron por su cerrojo defensivo.

Posteriormente tuvo trabajo modesto en clubes como Marathón, Real España y Motagua sumándose a grandes entrenadores que lo hicieron en los cuatro grandes: Chelato Uclés, Carlos Padilla, Ángel Ramón Rodríguez, Gilberto Yearwood, Néstor Matamala, entre otros.

También lo hizo en instituciones más modestas como Valencia, Hispano, Atlético Choloma, Vida, donde dejó huella con presencia de ellos en liguilla, con su filosofía de primero armar un buen bloque defensivo para luego buscar el gol en portería contraria.

Sus últimas experiencias en el fútbol profesional no fueron tan agradables porque le tocó la desdicha del descenso de dos clubes en un año calendario, al perder la categoría primero con Atlético Olanchano y luego con Real Juventud.

En los últimos años como parlamentario al Congreso Nacional estuvo en la comisión deportes aportando proyectos en beneficio del mismo como el nuevo presupuesto para esta rama tan importante en el desarrollo del país.

Al momento de su muerte ostentaba el digno cargo de presidente del Colegio Nacional de Entrenadores, buscando la excelencia para los criollos, incluso involucrado de lleno en la Escuela Nacional de Entrenadores y la Comisión de Materias técnicas.

Debido a su forma de trabajo y de expresión le apodaron el filósofo del fútbol, quizás uno de los mejores entrenadores de la historia, con grado académico de abogado que nació, vivió y murió para el fútbol. En paz descanse don Edwin Pavón…

Comentarios

comentarios